Archivo del Autor: admin

Evento | Rehabilitación Funcional

 

El pasado viernes 8 de marzo (2019) tuvimos una jornada de charlas alrededor de la Rehabilitación Funcional organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes y el Instituto de Medicine del Ejercicio y Rehabilitación de la Fundación Santa Fe. Entre los expertos y amigos que nos acompañaron ese día, contamos con la grata compañía del Dr. Pablo A Celnik, un colega argentino que se desempeña como director del Center of Excellence in Stroke Treatment, Recovery and Rehabilitation en el reconocido hospital Johns Hopkins, en E.E.U.U.

La Universidad de Los Andes ha puesto a disposición del público general dos videos de la transmisión en vivo que se realizó durante el evento que puede ver a continuación:

Charla: Reabilitación funcional – Parte 2

Este video (parte 2) incluye la charla del Dr. Celnik.

 

Charla: Reabilitación funcional – Parte 3

 

Síganos en Facebook y Twitter para que nos acompañe vía streaming en nuestro próximo evento:

John Duperly MD PhD

Pablo Ariel Celnik MD

 

¡Compra el libro Prescripción del Ejercicio!

 Click Aquí

para leer DOS CAPÍTULOS GRATIS

o comprar el libro en Google Play

 

John-Duperly-libro-google

Otras opciones digitales:

LID Editorial

El Corte Inglés

Casa del Libro

Cómpralo en Colombia:

 

Librería Nacional

John-Duperly-Libro-libreria-nacional

 

Librería Panamericana

John-Duperly-libro-Panamericana

 

Liberería Lerner

John-Duperly-libro-Lerner

 

Distribuidor Nacional y Casa Editorial:

Ediciones de la U:

John-Duperly-libro-ediciones de la u

 

LID Editorial:

 

[Links actualizados en: Noviembre 28, 2018]

 

Para mayor información o cotizaciones institucionales, escribanos a:

redsocial@johnduperly.com

 

 

blog | Muerte súbita del deportista

 

La muerte sigue siendo un fenómeno doloroso, desconcertante y catastrófico para la mayoría de los seres humanos. Para quienes trabajamos en salud y buscamos “salvar vidas”, prevenir y curar la enfermedad, generalmente es sinónimo de fracaso y frustración.

Pero la muerte de un joven deportista nos duele a todos aun más. ¿Por qué alguien que ha cultivado los buenos hábitos y el máximo desarrollo de sus capacidades físicas y mentales con esfuerzo y disciplina, rodeado además de ciencia y tecnología, puede fallecer súbitamente?

Esta tragedia ha sido motivo de numerosos estudios, que han permitido entender el fenómeno y proponer estrategias para mitigarlo. En primer lugar, la muerte de jóvenes deportistas se debe a enfermedades congénitas especialmente del corazón, relativamente esquivas a los chequeos de rutina  por pediatras o médicos generales. Las más importantes son la cardiomiopatía hipertrófica (engrosamiento anormal de las paredes del corazón), alteraciones en las válvulas cardiacas o la anatomía o función de las arterias coronarias (las que llevan sangre al corazón), así como a predisposiciones congénitas a arritmias severas. Las causas adquiridas son generalmente de origen infeccioso, viral o parasitario, como la enfermedad de Chagas, sub-diagnosticada pero muy prevalente en nuestro país.

El corazón de los deportistas jóvenes también es vulnerable tóxicos tolerados todavía sin razón por nuestra sociedad, tales como el cigarrillo, el alcohol, la cocaína y muchos estimulantes modernos. Vale la pena mencionar que la enfermedad coronaria, que solía afectar a mayores de 30 años, cada vez es más frecuente en jóvenes con factores de riesgo no bien identificados oportunamente como el colesterol elevado, la presión alta o las alteraciones en la glicemia.

¿Qué hacer? En primer lugar debemos seguir con más seriedad las recomendaciones y esfuerzos internacionales para controlar todos los factores de riesgo cardiovascular, en especial el tabaquismo, la hipertensión, el sedentarismo y el sobrepeso. Todo deportista competitivo, de cualquier edad debe tener acceso a una evaluación rigurosa de su sistema cardiopulmonar y osteomuscular, que afortunadamente es cada vez más accesible en nuestro país. Además de una buena historia clínica, tienen gran importancia exámenes como el electrocardiograma de esfuerzo y el ecocardiograma, que en buenas manos logran detectar la gran mayoría de enfermedades que causan la muerte súbita del atleta.

Los medidas preventivas básicas para todo deportista incluyen hidratación adecuada, entrenamiento progresivo de baja y moderada intensidad antes de afrontar retos competitivos, no realizar ejercicio con fiebre, deshidratación o “guayabo”, así como  el tamizaje y búsqueda activa de factores de riesgo cardiovascular por profesionales expertos.

 

JD

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador versión web el 26 de marzo, 2018.

blog | Fit versus Fat

 

Ante la evidente epidemia de sobrepeso en todos los rincones de la tierra, surgen inquietudes sobre sus causas y consecuencias, pero sobretodo sobre las urgentes estrategias que logren controlar o por lo menos reducir la mitigar su magnitud e impacto en salud.

Parece redundante explicar nuevamente que la acumulación de grasa corporal se debe al simple y matemático resultado de un relativo exceso de energía ingerida con relación al reducido gasto calórico de la gran mayoría de seres humanos. La complejidad está en la difícil comprensión de los numerosos mecanismos biológicos y socioculturales que determinan tanto la ingesta como el gasto calórico.

Pero recientemente se han encontrado asociaciones aún más interesantes con relación a la salud. Es innegable que las enfermedades crónicas siguen en aumento y en general se asocian a sobrepeso, sedentarismo y hábitos nocivos como el consumo de alcohol y tabaco. Lo interesante, sin embargo, es entender cómo funciona en realidad la interacción entre los diferentes factores de riesgo, para quizás priorizar las estrategias de intervención y control. Por ejemplo, es más importante dejar de fumar o bajar de peso? La respuesta es sin duda erradicar el cigarrillo y los productos del tabaco de la faz de la tierra.

Pero la respuesta es menos obvia cuando hablamos de actividad o capacidad física (“fitness”) y sobrepeso o acumulación de grasa (“fat”). Este interesante dilema ha sido estudiado y aclarado en los últimos años. Tenemos claro, por ejemplo, que en general, las personas que se mueven más, consciente o inconscientemente, están más fit y acumulan menos grasa.

Pero los hallazgos más sorprendentes muestran que una persona delgada pero sedentaria y con una pobre condición física puede tener una mayor mortalidad, un mayor riesgo, que una persona con sobrepeso pero con buena condición física. El menor riesgo lo muestran entonces las personas con una mejor condición física, combinada con un peso normal.

Las implicaciones prácticas de estos hallazgos han llevado a las autoridades de salud pública a recomendar como una gran prioridad para toda la población, promover mayores niveles de actividad física para alcanzar un mejor fitness y reducir así el riesgo de más de 10 enfermedades como la diabetes, el infarto, la hipertensión, el cáncer entre otras. Por supuesto, si además de estar más “fit” se logra estar en un peso más bajo, tendremos un doble beneficio. Estar fit parece màs importante que no estar fat.

 

JD

 

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador versión web el 19 de septiembre, 2018.

AHA | La Actividad Física en el Ambiente Clínico

 

La actividad física ha venido ganando terreno, poco a poco, en el ámbito clínico y hospitalario como parte fundamental del manejo integral de los pacientes y sus condiciones de salud. En abril de 2018, el American Heart Association (AHA) publicó un documento guía para la evaluación y promoción de la actividad física en las instituciones de salud, escrito por un grupo de expertos en las áreas clínicas y de investigación, entre ellos el Dr. John Duperly.

El objetivo de la declaración científica de la AHA es entregar a los profesionales de la salud una revisión muy completa sobre la evidencia que respalda la integración de la actividad física en el manejo integral del paciente adulto en las instituciones de salud. Además de la discusión académica, los autores puntualizan recomendaciones para evaluar los niveles de fitness de manera rutinaria en la práctica clínica e integrar estos datos al historial médico. Las estrategias para el registro y seguimiento práctico y confiable del fitness van desde cuestionarios sencillos hasta el uso de nuevas tecnologías como los wearables, o tecnologías vestibles. El documento también aborda algunas barreras y posibles soluciones para los sistemas de salud e instituciones que desean liderar en esta área. Finalmente, los autores resaltan de manera importante el rol de los diferentes profesionales de la salud (medicina, enfermería, fisioterapia) y del ejercicio en la promoción eficaz y efectiva de la actividad física.

Para el Dr. Duperly ha sido un gran honor participar en una publicación de estas proporciones y colaborar con el resto de los autores, todos profesionales excepcionales. El grupo de expertos entrega en cada página toda una vida de conocimientos, experiencia e investigación. Si bien el documento está dirigido a profesionales de la salud, también tiene aspectos que valen la pena revisar desde la perspectiva de paciente o ciudadano.

¡Lo invitamos a leerlo!

 

El artículo se encuentra publicado para acceso libre (puede descargar el PDF sin costo) en la plataforma de la AHA: https://www.ahajournals.org/doi/abs/10.1161/CIR.0000000000000559

Referencia académica:

  • Lobelo F, Young DR, Sallis R, Garber MD, Billinger SA, Duperly J, Hutber A, Pate RR, Thomas RJ, Widlansky ME, McConnell MV, Joy EA; on behalf of the American Heart Association Physical Activity Committee of the Council on Lifestyle and Cardiometabolic Health; Council on Epidemiology and Prevention; Council on Clinical Cardiology; Council on Functional Genomics and Translational Biology; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; and Stroke Council. Routine assessment and promotion of physical activity in healthcare settings: a scientific statement from the American Heart AssociationCirculation. 2018;137:e495–e522. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000559.

 

Redacción: Dra. Vanessa Collazos