¿Existen consideraciones sobre el ejercicio para la vida sexual?

La mayoría de los pacientes reportan un mejor desempeño sexual, atribuible no solamente a cambios favorables en su endotelio vascular, lípidos y capacidad cardiopulmonar, sino también a modificaciones psicosociales en su autoestima, autoeficacia, estética, red de apoyo social, mejor manejo del stress y calidad del sueño. Sin embargo, vale la pena anotar que el exceso de ejercicio ha demostrado generar irritabilidad, depresión, fatiga, somnolencia y deterioro en el apetito y desempeño sexual. Tampoco existe evidencia sobre el deterioro en el rendimiento deportivo inducido por la actividad sexual previa. Las observaciones populares se basan usualmente en factores asociados como falta de sueño, consumo de alcohol, cigarrillo u otros tóxicos que claramente perjudican el rendimiento físico y mental.