La Hipertensión

Fotografía de Vanessa Collazos MD.

 

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, afecta a cientos de millones de personas en todo el mundo. En los Estados Unidos solamente, más de 65 millones de individuos sufren hipertensión. La presión arterial alta, si no se la trata, puede causar daño grave a los órganos del cuerpo, entre los que se incluyen el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones. Sufrir de presión arterial alta posiblemente no cause síntomas hasta que los órganos hayan sido dañados. Por este motivo, la hipertensión con frecuencia se llama el “asesino silencioso”.

DIAGNÓSTICO

Las lecturas de presión arterial elevada, medidas con esfigmomanómetro (un manguito para presión arterial, ya sea inflando el manguito a mano y escuchando los ruidos arteriales con un estetoscopio, o mediante un sistema automático), llevan al diagnóstico de hipertensión. La presión arterial sistólica normal (el número más alto en la medición de la presión arterial) es de menos de 120 milímetros de mercurio (también se escribe como mm Hg), y la presión arterial diastólica normal (el número más bajo en la medición de la presión arterial) es de menos de 80 mm Hg. La hipertensión está presente si el promedio de presión arterial sistólica es de 140 o más y el de la presión arterial diastólica es de 90 o más. La prehipertensión está presente si las presiones arteriales se encuentran entre los niveles normales y los de hipertensión.

COMPLICACIONES

  • Cardiopatía hipertensiva: agrandamiento del músculo cardíaco.
  • Infarto de miocardio: (ataque cardíaco) que puede causar dolor de pecho, falta de aire y muerte.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva: cuando la función del músculo cardíaco es inadecuada para satisfacer las necesidades del cuerpo.
  • Accidente cerebrovascular: (infarto cerebral), que puede causar pérdida súbita de la visión, debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar y muerte.
  • Enfermedad renal, que puede requerir diálisis
  • Pérdida de la visión
  • La diabetes y la hiperlipidemia (niveles anormales de colesterol y triglicéridos en sangre) ocurren con frecuencia junto con la hipertensión
  • Aneurismas aórticos (agrandamiento de la aorta, el vaso sanguíneo más importante en el pecho y el abdomen)

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Si la hipertensión se diagnostica en forma temprana y se controla bien, se puede prevenir el daño a otros tejidos. Las mejores maneras de reducir su riesgo de sufrir hipertensión son las modificaciones del estilo de vida, que incluyen seguir una dieta con bajo contenido de sal y de grasas, mantener un peso saludable, hacer ejercicios durante al menos 30 minutos todos los días, no fumar, y usar alcohol solamente con moderación. Estas recomendaciones para vivir saludablemente también son el primer nivel de tratamiento de la hipertensión. Con frecuencia se prescriben varios tipos de medicamentos para tratar la presión arterial alta y sus complicaciones.

 

Adaptado de la Hoja para el paciente de JAMA

Descarga el PDF aquí

Fotografía de DrVanne, usada bajo licencia de Creative Commons