¿Qué opina sobre los suplementos de proteína?

Los suplementos de proteína en muchos casos en las dietas occidentales sobran. Es decir que las personas que, gracias a su situación socioeconómica, tienen acceso a tres o más comidas al día y cada comida tiene una adecuada porción de proteína esta supliendo las necesidades básicas para la población. De acuerdo a las normas internacionales, se debe consumir aproximadamente un gramo por kilo de proteínas, o para un individuo promedio, 60-70 gramos de proteína al día. Generalmente, comemos un poco más de esto.

En personas mayores y en deportistas se ha llegado a recomendar actualmente 1.5 gramos por kilo de proteína, pero incluso en este caso la mayoría de las dietas suelen cubrir estas necesidades cuando son personas que comen más de 2000 calorías y tienen acceso a variedad de alimentos y a proteína animal y vegetal.

Es decir que empieza a tener sentido la suplementación de proteína únicamente en personas que por diferentes razones, por ejemplo ancianos, enfermos o personas que están haciendo dietas restrictivas, no tienen un adecuado aporte de proteína. Si se decide tomar suplementos suplementos de proteína estos deben ser fabricados por industrias con experiencia en el campo de la nutrición y, naturalmente, que cuenten con el aval de todo el control de calidad de las agencias de regulación internacional. Existe una venta de mercado negro muy grande de proteínas que vienen contaminadas con esteroides anabólicos. Los esteroides anabólicos favorecen el crecimiento de la masa muscular pero aumentan el riesgo de toxicidad hepática y de toxicidad cardiovascular. Las personas que ingieren suplementos de proteínas de marcas que no están avaladas por la FDA en el caso de los Estados Unidos o por otras agencias de regulación, deben tener la precaución de consultarlo con su médico y de realizarse exámenes de laboratorio, especialmente para verificar la posibilidad de toxicidad renal, hepática o cardiovascular de estos suplementos de proteínas.