¿Qué precauciones y sugerencias se deben seguir respecto al ejercicio durante el embarazo?

El embarazo es una buena oportunidad para sensibilizar y concientizar a la mujer y a toda la familia sobre la importancia de la actividad física. Idealmente se deben realizar actividades de bajo riesgo e impacto como gimnasia, pilates, natación, spinning, etc. La duración de cada sesión no debe superar los 30 minutos y debe garantizarse un óptimo nivel de hidratación permanente. La capacidad de ejercicio no se deteriora significativamente en los primeros 2 trimestres, pero debe limitarse el ejercicio intenso. La mujer deportista podrá continuar su entrenamiento durante más de la mitad del embarazo, siempre y cuando reduzca la intensidad y el volumen/tiempo total de entrenamiento y ajuste los requerimientos nutricionales. Antes de iniciar un programa de ejercicio regular, la mujer embarazada debe tener siempre una evaluación y autorización expresa de su obstetra considerando riesgos y beneficios de la actividad física.