blog | ‘Stretching’: ¿sirve o no?

Curso de Prescripción del Ejercicio - Cali 2014, Fotografía de Vanessa Collazos MD, licencia CC.

 

Una de las prácticas más arraigadas entre los deportistas es la rutina de estiramiento, o ‘stretching’, como parte de diversos rituales de calentamiento.

Para quienes lo disfrutan y combinan con ejercicios de respiración y meditación, adquiere propiedades casi mágicas, como una sensación de relajación de cuerpo y mente. Sin embargo, para quienes carecemos de adecuados niveles de estrógenos o de propiedades elásticas del colágeno de nuestros músculos y tendones, resulta vergonzoso y genera cierta dosis de culpabilidad no poder tocar, siquiera, la punta de los pies con la rodillas extendidas.

Todos hemos escuchado las populares asociaciones anecdóticas de mala flexibilidad con mal rendimiento y lesiones deportivas, o, por el contrario, buena flexibilidad con alto desempeño y menos lesiones. La realidad que nos muestra la ciencia es menos simplista y plantea discusiones más complejas. Por ejemplo, tener una flexibilidad muy superior parece asociarse a menor fuerza y potencia en la mayoría de atletas élite, mientras que una menor elongación de la unidad miotendinosa es frecuente en los atletas más fuertes y veloces.

Las primeras discusiones surgieron de la prevención de lesiones deportivas. Fue llamativo encontrar hace más de diez años que las lesiones de corredores y ciclistas poco tenían que ver con su flexibilidad y más con las cargas de entrenamiento, hidratación y nutrición inadecuadas, detalles biomecánicos de calzado, terreno e implementos deportivos o estrategias de regeneración.

Recientemente se han publicado estudios sobre un mínimo efecto negativo, transitorio, del estiramiento estático mayor a un minuto en el desempeño de atletas de potencia. Ningún artículo ha demostrado estos efectos para el estiramiento dinámico corto y menos para el deporte recreativo, y mucho menos para disciplinas aeróbicas.

¿Qué podemos concluir? Para la gran mayoría sigue siendo válido que padecemos de numerosos vicios de postura y retracciones moderadas y severas para nuestras articulaciones o “coyunturas” que requieren de múltiples sesiones de fisioterapia o estiramiento. Sin embargo, vale la pena replantearse cuáles son los niveles óptimos de movilidad articular para el desempeño deportivo, específicamente para cada disciplina y para cada deportista.

JD

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador en octubre 12 – 2014

Fotografía de Vanessa Collazos MD, usada bajo licencia Creative Commons.