hipertensión

Curso | Avances en Prevención y Rehabilitación Cardiovascular

 

Desde el Instituto de Medicina del Ejercicio y Rehabilitación de la Fundación Santa Fe lo invitamos a una jornada de actualización en los diferentes aspectos que influyen en un programa exitoso de rehabilitación cardiovascular.

El curso contará con la participación de expertos nacionales e internacionales de diferentes disciplinas como cardiología, enfermería, psicología, nutrición, entre otras.

De manera especial, nos acompañará el Dr. Barry A. A. Franklin, Director de los laboratorios de Rehabilitación Cardíaca y Ejercicio del Hospital William Beaumont y profesor de fisiología en la Wayne State University, Michigan. El Dr. Franklin ha publicado decenas de artículos científicos y libros alrededor de temas como la prevención cardiovascular, el impacto del ejercicio en diferentes condiciones de salud, promoción de la actividad física en diferentes poblaciones, entre otros.

Aquí podrá conocer más del Dr. Franklin.

El curso se realizará el sábado 26 de agosto en el auditorio Rosalba Pacheco de la Fundación Santa Fe de Bogotá (Akr 9 con 119, edificio nuevo). Está dirigido a los diferentes profesionales de la salud vinculados a programas de rehabilitación cardíaca y requiere de inscripción previa.

Aquí encontrará toda la información del curso y el formato de inscripción.

 

Lo esperamos!

 

JD

 

 

Lanzamiento Libro “Prescripción del Ejercicio”

 

Esta fecha (sept 25/2015) es muy especial para mí. Junto a grandes amigos y expertos, iniciaremos en Paipa el tour de lanzamiento del libro que Felipe Lobelo MD PhD y yo escribimos exclusivamente dedicado a la prescripción del ejercicio. El libro “Prescripción del Ejercicio” nace de la necesidad de recopilar las herramientas básicas que los médicos necesitamos para motivar, evaluar y recomendar actividad física a nuestros pacientes. Escrito en español con un lenguaje sencillo, fotografías y videos testimoniales, el libro entrega las recomendaciones y tips más actuales para que todo médico—independiente de su especialidad—pueda realizar una adecuada prescripción del ejercicio.

Creo que todos conocen mi profundo compromiso por mejorar la salud y calidad de vida de nuestros pacientes a través de los estilos de vida saludable, especialmente a través del ejercicio, y es por esto que en este libro entrego conocimientos y recomendaciones que he adquirido en mis años de práctica clínica en Colombia. Creo que nuestros pacientes tienen el derecho a conocer los beneficios del ejercicio para su salud y nosotros, los profesionales de la salud, tenemos el deber moral y ético de hacer la mejor recomendación posible.

Como saben, actualmente la mayoría de las personas tienden a tener una vida sedentaria lo que explica, en gran medida, la creciente epidemia en países Latinoamericanos de infartos, diabetes tipo 2, obesidad, cáncer, trastornos de ansiedad y depresión, entre otros. Estas enfermedades representan una carga insostenible para nuestro países porque disminuyen la calidad de vida y los años de vida productivos de la población, ocasionan muertes tempranas, generan altísimos gastos en salud, y frenan el desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud, y otras importantes entidades internacionales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Foro Económico Mundial, han identificado al ejercicio físico regular como una estrategia indispensable en la lucha contra las enfermedades crónicas, especialmente en países en vía de desarrollo. Por su parte, el Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM) promueve la inclusión de la prescripción del ejercicio en la práctica clínica a través de su iniciativa global, Exercise is Medicine® (EIM®).

Este libro va de la mano con los contenidos del Curso de Prescripción del Ejercicio desarrollado por nuestro equipo de EIM® en América Latina y avalado por el ACSM. Más de 4000 profesionales de la salud en la región han sido capacitados a través del curso y muchos más podrán acceder a estos contenidos gracias a la publicación de este libro.

No me queda más que agradecer a todas las grandes personas que han aportado para que este proyecto sea una realidad. Expertos, estudiantes, empresarios y los profesionales que atienden a la comunidad día a día, a todos gracias. Desde el equipo de trabajo, y todos los colaboradores, esperamos que este libro cumpla el propósito de ser una guía práctica para usted.

 

Acompáñenos en los próximos lanzamientos del libro [fechas actualizadas]:

Gran Lanzamiento en Paipa: septiembre 25/2015, Hotel Estelar. Vea la fotografías aquí

Lanzamiento en Cartagena: Diciembre 2/2015 Hotel Las Américas.

Lanzamiento en Bogotá: octubre 23/2015, Hotel NH Collection Royal. Pronto tendremos las fotografías.

Lanzamiento en Medellín: noviembre 20/2015, Hotel Estelar Milla de Oro.

Lanzamiento en Cali: [fecha por definir]

Mayor info: redsocial@johnduperly.com

 

¿Dónde puede comprar el libro?

[Actualización:]

Siga el los links para adquirir el libro on-line:

Librería Nacional: compre el libro aquí

Liberería Lerner: compre el libro aquí

Ediciones de la U: compre el libro aquí

Librería Panamericana: compre el libro aquí

—-

El libro estará disponible en las principales librerías del país a finales de septiembre y principios de octubre. También lo puede ordenar a domicilio desde ya a través de Ediciones de la U (Tel: +57 1 4065861, pregunte por Danny Lara).

blog | Rehabilitación Cardiaca

 

Esta valiosa disciplina de la medicina moderna, ha permitido salvar y mejorar la vida de millones de personas en las últimas décadas. En realidad se trata de un modelo ideal de manejo multidisciplinario del riesgo cardiovascular y metabólico, que ha decantado progresivamente las mejores prácticas clínicas, basadas en la evidencia científica, alrededor del paciente con enfermedad cardiovascular. Las cifras de grandes estudios muestran reducciones de hasta un 30% en la mortalidad, para aquellos pacientes que participan de un buen programa de rehabilitación cardiaca, comparados con aquellos que no tienen acceso o no son remitidos por sus médicos.

Muchos de estos pacientes han vivido un deterioro progresivo o repentino de su salud en múltiples aspectos físicos y mentales. Son frecuentes el sedentarismo, el sobrepeso, la hipertensión, así como el colesterol, los triglicéridos y la glicemia elevados. Siguen siendo sorprendentes las cifras de tabaquismo y consumo excesivo de alcohol, los niveles de ansiedad y depresión, de disfunción sexual y trastornos del sueño. Un buen programa de rehabilitación cardiaca permite a cada paciente, después del infarto o evento cardiovascular, recuperar y muchas veces superar su calidad de vida previa.

A pesar de los grandes progresos en los últimos 10 años, en nuestro país y en Latinoamérica todavía son proporcionalmente muy pocos los pacientes que disfrutan de este tratamiento. Aunque los recursos siguen siendo limitados, nuestro sistema de salud actual lo autoriza y contamos con un buen número de profesionales de la salud entrenados en el tema (médicos especialistas, enfermeras, fisioterapeutas, nutricionistas y sicólogas). Hace tan solo una década se podían contar muy pocos programas en los grandes centros hospitalarios. Los esfuerzos gremiales e institucionales han permitido alcanzar cifras de más de 50 programas en todo el país. Los hospitales y clínicas que manejan eventos cardiovasculares graves han comprendido que no se trata solo de salvar la vida en urgencias y en las unidades de cuidado crítico, sino también de brindar un verdadero manejo integral, que permita una adecuada reintegración de todos los pacientes a sus actividades productivas, familiares y sociales, es decir una verdadera recuperación de su calidad de vida.

En Colombia, como en todo el mundo, debemos reorientar los esfuerzos de la salud hacia la prevención de las grandes causas de enfermedad y muerte. Para los miles de compatriotas que ya padecen la enfermedad cardiovascular o sus consecuencias, aún quedan oportunidades. Los programas de rehabilitación cardiaca ofrecen modelos costo-efectivos que debemos adaptar, fortalecer y escalar para controlar uno de los principales problemas de salud de nuestra época.

 

JD

Este blog fue publicado en la versión impresa del diario El Espectador el domingo 11 de enero, 2015.

Fotografía de Vanessa Collazos MD, todos los derechos reservados.

blog | Café, salud y ejercicio

 

La interacción entre el consumo de café, el rendimiento físico y mental, y la salud en general han sido estudiados desde la antigüedad. El café es sin duda una de las bebidas de más alto consumo en todo el mundo y nuestra frágil economía se ha beneficiado de ello en muchas ocasiones.

Para muchos, el trabajo, los negocios o la vida social serían difíciles de imaginar sin una taza de buen café. Por otro lado, la frecuente especulación basada en anécdotas u opiniones personales ha popularizado creencias y mitos que tienen poco o ningún soporte científico. Aun para algunos profesionales de la salud, el conocimiento y las recomendaciones sobre el consumo de café o sus componentes proviene de fuentes poco confiables.

Las razones para tanta confusión son comunes a otros hábitos. Lo más frecuente es una comprensión incompleta de las múltiples causas o factores que interactúan o favorecen la aparición de un síntoma o una enfermedad.

Veamos algunas asociaciones comunes: el café causa diabetes. No sólo no existe ningún estudio que lo demuestre, sino que se ha documentado recientemente, en grandes y rigurosos estudios, que los individuos que consumen más café tienen menor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2.

¿Por qué la malinterpretación? Muchos individuos acompañan el café con un delicioso y mortal cigarrillo, que duplica el riesgo de diabetes y docenas de enfermedades. O al menos con una buena porción de pastelería rica en grasas y harinas que se asocian con sobrepeso y obesidad, los principales factores de riesgo para la diabetes. El café sin cigarrillo y con un peso normal puede protegernos de esta enfermedad.

Fotografía de P!XELTREE / Flickr, licencia CC.

Fotografía de P!XELTREE / Flickr, licencia CC.

Tampoco se ha podido demostrar un efecto negativo del café sobre la presión arterial. Más aún, las personas que consumen más café padecen menos de “stroke” o accidentes cerebrovasculares, el desenlace más temido para un paciente hipertenso.

En cuanto a las arritmias cardíacas y los síntomas digestivos, hay todo un esfuerzo de la investigación por aclarar las cosas. Hasta el momento no hay evidencia científica clara que permita concluir efectos nocivos del café en estos temas. La sensibilidad de cada persona a los efectos biológicos de la cafeína y los numerosos antioxidantes y sustancias activas contenidas en una tasa de café deben ser consideradas a la hora de dar una recomendación médica.

Fotografía de Joe St.Pierre / Flickr, licencia CC.

Fotografía de Joe St.Pierre / Flickr, licencia CC.

Por último, vale la pena resaltar los efectos favorables del café sobre el rendimiento físico y mental. La estimulación del sistema nervioso provoca mejores niveles de atención, concentración y velocidad de reacción que pueden ser críticos para un conductor, un operario, un ejecutivo o para un deportista competitivo.

 

JD

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador en mayo 24 – 2014

Fotografías de 55Laney69P!XELTREEJoe St.Pierre, usadas bajo Licencia Creative Commons.

blog | Sal y azúcar: ¿los malos del paseo?

 

Pocas sustancias en la naturaleza han sido tan calumniadas como la sal y el azúcar.

Nuestra sociedad está inundada de mensajes de salud tan atrevidos como ignorantes, si bien quizás, no lo niego, con buenas intenciones. El afán de simplificar los mensajes o prohibir toda fuente de placer para impactar a grandes grupos de consumidores mal informados ha llevado a medios de comunicación, educadores y aun a muchos profesionales de la salud a promover conductas y hábitos cuya evidencia no es tan clara, por lo menos no lo suficiente, como para generalizar o satanizar tan importantes nutrientes.

La Sal

Fotografía de Kaptain Kobold

Fotografía de Kaptain Kobold

La sal común (cloruro de sodio) ha sido responsabilizada como la gran culpable de la hipertensión arterial: una visión simplista que desconoce la maravillosa complejidad de la regulación circulatoria por decenas de sustancias, además del consumo de sal. La restricción de sal en pacientes hipertensos parece reducir tan sólo 3-5 mm Hg la presión arterial, menos de la mitad de lo que se ha evidenciado para el ejercicio regular o para una reducción sensata de peso de unos 4 o 5 kg, de los 10 o más que nos sobran a la mayoría de colombianos adultos hipertensos.

Pocos mensajes aclaran que se trata de uno de los componentes más importantes de nuestro cuerpo y sus fluidos corporales. Sería imposible, por ejemplo, que una célula pudiera vivir si no se mantuviera un estricto control sobre las concentraciones de sodio y cloro por medio de las membranas celulares. Tan sólo unas pequeñas reducciones en la concentración de sodio pueden ocasionar alteraciones severas en el funcionamiento del cerebro y muchos otros órganos. La falta de un consumo adecuado de sal en mujeres jóvenes, físicamente activas, es causa frecuente de desmayos y mareos mal llamados “hipoglicemias”, que se explican generalmente por presiones arteriales bajas. Estos trastornos requieren de un aumento en la ingesta de sal y líquidos.

El Azúcar

El azúcar también ha sido declarado enemigo público. Se nos olvida, o nunca lo aprendimos, que es el nutriente más importante para el cerebro humano, que una reducción en los niveles sanguíneos de azúcar puede ser fatal en pocos minutos.

Fotografía de Raquel Carmona Romero

Fotografía de Raquel Carmona Romero

También es útil recordar que casi todo lo que comemos se convierte estratégicamente en azúcar en la sangre (glucemia), aun el pan integral triple grano o el arroz orgánico, la quinua, la papa, la arepa o la pasta. Más aún, es tan vital para el buen funcionamiento del cerebro, de los músculos y de los glóbulos rojos que el hígado es capaz de fabricar grandes cantidades de glucosa a partir de grasas y proteínas cuando la ingesta no es suficiente, fenómeno bastante extraño para una sustancia sentenciada como tóxica. Moderación en su consumo, como todo en la vida, parece lo más sensato.

 

JD

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador en febrero 15 – 2014
Fotografías de Reuben EggarRaquel Carmona Romero y Kaptain Kobold, usadas bajo licencia Creative Commons.

Enfermedad renal crónica

 

Los riñones producen orina, filtran sustancias del torrente sanguíneo y son importantes para mantener la química sanguínea. El daño permanente a los riñones se denomina enfermedad renal crónica (ERC). Entre las condiciones médicas comunes que pueden provoc ar ERC, se encuentran la diabetes, la hipertensión (presión arterial alta), las enfermedades renales hereditarias, las enfermedades del tejido renal en sí mismo y la obstrucción crónica de la vejiga. Algunos medicamentos pueden provocar efectos adversos que dañan los riñones. Los riñones también pueden presentar daños permanentes a causa de una enfermedad severa, como insuficiencia cardíaca o septicemia. La enfermedad renal crónica puede avanzar hasta causar la pérdida completa de la función renal, lo que se conoce como enfermedad renal terminal (ERT).

FACTORES DE RIESGO DE LA ERC

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Enfermedad vascular (de los vasos sanguíneos)
  • Antecedentes familiares de problemas renales
  • Obstrucción de la vejiga

 DIAGNÓSTICO & ANÁLISIS

  • Examen físico, incluida la medición de la presión arterial
  • Análisis de sangre, incluidos recuento sanguíneo y análisis químico completos
  • Análisis de orina
  • Estudios mediante rayos X, que incluyen: tomografía computada (TC), pielografía intravenosa (estudio radiográfico con marcador de los riñones y el sistema de drenaje) y angiografía (se inyecta un marcador para destacar el suministro de sangre de los riñones)
  • Ultrasonido del abdomen
  • Es posible que se recomiende la realización de pruebas cardíacas y de los vasos sanguíneos en personas que se encuentran en riesgo de una enfermedad cardíaca o vascular.

TRATAMIENTO

Controlar la presión arterial alta es importante para evitar un mayor riesgo en los riñones, así como protección contra ataques cardíacos y ataques cerebrovasculares. El manejo del nivel de azúcar en la sangre es importante para personas con diabetes. Modificar la dieta, como limitar la ingesta de proteínas y sal, puede ayudar a reducir los síntomas de insuficiencia renal. Dado que la anemia (recuento bajo de glóbulos rojos) es común en personas con ERC o ERT, se puede recetar medicamentos para elevar el recuento de glóbulos rojos.

La diálisis es un proceso que sustituye a los riñones en la filtración de la sangre y la eliminación de los productos residuales. Las personas con ERT necesitan de la diálisis para sobrevivir. La hemodiálisis es la filtración de la sangre a través del acceso a los vasos sanguíneos por medio de un injerto de acceso arteriovenoso (material que se coloca de manera quirúrgica, generalmente en el brazo) o una fístula arteriovenosa (una conexión creada de manera quirúrgica entre una arteria y una vena, también generalmente en el brazo). Para algunos pacientes, se puede recetar una diálisis peritoneal, que implica la colocación de un tubo de plástico en la cavidad abdominal. Los fluidos que se introducen a través de este tubo permiten la extracción de productos residuales.

El trasplante renal es el tratamiento ideal para muchos pacientes con ERT, pero la escasez de órganos donados limita su disponibilidad. Después de la cirugía, el paciente debe tomar medicamentos para evitar que el cuerpo rechace el riñón trasplantado.

 

Adaptado de la Hoja para el paciente de JAMA

Descarga el PDF aquí

Fotografía de *Kid*Doc*One*, usada bajo licencia de Creative Commons

La Hipertensión

 

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, afecta a cientos de millones de personas en todo el mundo. En los Estados Unidos solamente, más de 65 millones de individuos sufren hipertensión. La presión arterial alta, si no se la trata, puede causar daño grave a los órganos del cuerpo, entre los que se incluyen el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones. Sufrir de presión arterial alta posiblemente no cause síntomas hasta que los órganos hayan sido dañados. Por este motivo, la hipertensión con frecuencia se llama el “asesino silencioso”.

DIAGNÓSTICO

Las lecturas de presión arterial elevada, medidas con esfigmomanómetro (un manguito para presión arterial, ya sea inflando el manguito a mano y escuchando los ruidos arteriales con un estetoscopio, o mediante un sistema automático), llevan al diagnóstico de hipertensión. La presión arterial sistólica normal (el número más alto en la medición de la presión arterial) es de menos de 120 milímetros de mercurio (también se escribe como mm Hg), y la presión arterial diastólica normal (el número más bajo en la medición de la presión arterial) es de menos de 80 mm Hg. La hipertensión está presente si el promedio de presión arterial sistólica es de 140 o más y el de la presión arterial diastólica es de 90 o más. La prehipertensión está presente si las presiones arteriales se encuentran entre los niveles normales y los de hipertensión.

COMPLICACIONES

  • Cardiopatía hipertensiva: agrandamiento del músculo cardíaco.
  • Infarto de miocardio: (ataque cardíaco) que puede causar dolor de pecho, falta de aire y muerte.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva: cuando la función del músculo cardíaco es inadecuada para satisfacer las necesidades del cuerpo.
  • Accidente cerebrovascular: (infarto cerebral), que puede causar pérdida súbita de la visión, debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar y muerte.
  • Enfermedad renal, que puede requerir diálisis
  • Pérdida de la visión
  • La diabetes y la hiperlipidemia (niveles anormales de colesterol y triglicéridos en sangre) ocurren con frecuencia junto con la hipertensión
  • Aneurismas aórticos (agrandamiento de la aorta, el vaso sanguíneo más importante en el pecho y el abdomen)

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Si la hipertensión se diagnostica en forma temprana y se controla bien, se puede prevenir el daño a otros tejidos. Las mejores maneras de reducir su riesgo de sufrir hipertensión son las modificaciones del estilo de vida, que incluyen seguir una dieta con bajo contenido de sal y de grasas, mantener un peso saludable, hacer ejercicios durante al menos 30 minutos todos los días, no fumar, y usar alcohol solamente con moderación. Estas recomendaciones para vivir saludablemente también son el primer nivel de tratamiento de la hipertensión. Con frecuencia se prescriben varios tipos de medicamentos para tratar la presión arterial alta y sus complicaciones.

 

Adaptado de la Hoja para el paciente de JAMA

Descarga el PDF aquí

Fotografía de DrVanne, usada bajo licencia de Creative Commons