sexo

blog | Ejercicio y sexo

 

Estas dos actividades o fenómenos fisiológicos tan complejos como primordiales para la supervivencia y evolución de la especie no dejan de interactuar y generar mitos e inquietudes. Ambos están rodeados de aspectos espirituales, psicológicos, fisiológicos y bioquímicos.

La pregunta más frecuente sobre el tema por estos días es si nuestros futbolistas deben o no tener relaciones sexuales para optimizar o no perjudicar su rendimiento deportivo. Tengo que confesar que ha sido la pregunta más frecuente en el salón de clase y en la mayoría de conferencias o reuniones sociales. Pensaba que a los deportistas les interesaba más el tema de las proteínas o la hidratación o el ácido láctico.

Hay que aclarar la frecuente sobreestimación del gasto calórico y de energía durante la actividad sexual. Que uno queda cansado, agotado, fatigado, relajado, feliz o dormido no quiere decir que el gasto de calorías haya sido muy alto.

Brevemente, el gasto de energía está dado por dos factores: la intensidad y la duración. Aunque para algunos la intensidad de la actividad sexual es relativamente alta, sobre todo si es inusual o tienen mala condición física, para las personas con buena condición física no supera la mitad de su capacidad máxima en ejercicio, sería como subir escaleras o trotar suavemente.

Algunos lectores de alto rendimiento en la cama se podrán sentir ofendidos, pero les aseguro que pueden realizar mucho más ejercicio que el que creen. Pero la clave de la discusión está en la duración. Aunque se ejerciten muchos de nuestros músculos con gran emoción, es realmente difícil sostener esta actividad por muchos minutos, por lo cual el gasto calórico total es modesto.

Por otro lado está el potencial efecto negativo sobre el rendimiento físico y mental. No existen estudios serios sobre el tema, entre otros porque es muy difícil mantener un diseño experimental riguroso para responder estos interrogantes. La gran mayoría de autores está de acuerdo hoy en día en que no es perjudicial y en algunos casos podría ser favorable para facilitar una buena relajación y un buen sueño la noche anterior a la competencia. Los casos de mal rendimiento asociados con el sexo la noche o en las horas anteriores están rodeados de varios factores que sin duda han demostrado ser nocivos para el óptimo desempeño deportivo, como el cigarrillo, el alcohol, las drogas y la falta de sueño. Buena suerte y buen sexo, con su pareja, a todos nuestros deportistas!

 

JD

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador en mayo 17 – 2014

Fotografías de sahxic, usada bajo licencia Creative Commons.