sobrepeso

Curso | Avances en Prevención y Rehabilitación Cardiovascular

 

Desde el Instituto de Medicina del Ejercicio y Rehabilitación de la Fundación Santa Fe lo invitamos a una jornada de actualización en los diferentes aspectos que influyen en un programa exitoso de rehabilitación cardiovascular.

El curso contará con la participación de expertos nacionales e internacionales de diferentes disciplinas como cardiología, enfermería, psicología, nutrición, entre otras.

De manera especial, nos acompañará el Dr. Barry A. A. Franklin, Director de los laboratorios de Rehabilitación Cardíaca y Ejercicio del Hospital William Beaumont y profesor de fisiología en la Wayne State University, Michigan. El Dr. Franklin ha publicado decenas de artículos científicos y libros alrededor de temas como la prevención cardiovascular, el impacto del ejercicio en diferentes condiciones de salud, promoción de la actividad física en diferentes poblaciones, entre otros.

Aquí podrá conocer más del Dr. Franklin.

El curso se realizará el sábado 26 de agosto en el auditorio Rosalba Pacheco de la Fundación Santa Fe de Bogotá (Akr 9 con 119, edificio nuevo). Está dirigido a los diferentes profesionales de la salud vinculados a programas de rehabilitación cardíaca y requiere de inscripción previa.

Aquí encontrará toda la información del curso y el formato de inscripción.

 

Lo esperamos!

 

JD

 

 

blog | ¿Impuesto a las gaseosas y toda la comida?

 

El debate acerca de posibles fuentes de financiación para nuestro pobre sistema de salud es cada vez más necesario. Todos estamos de acuerdo en erradicar la corrupción y la decadente intermediación, así como el lucro inescrupuloso de la industria farmacéutica, de equipos e insumos médicos. También es urgente el cambio de un esquema perverso de remuneración por eventos atendidos o servicios prestados hacia un manejo integral responsable que busque la prevención y el manejo médico de alta calidad para cada colombiano.

El impuesto a las gaseosas, por supuesto bien intencionado, parece una medida poco inteligente, mal documentada y sobretodo bastante inocente por no decir ignorante con relación al tema del sobrepeso y la obesidad. ¿Sabia usted, por ejemplo, que al tomar 500 ml de gaseosa con azúcar está ingiriendo aproximadamente 250 calorías (kcal), que son tan solo el 10% de las calorías que comemos muchos colombianos todos los días? ¿O que más del 30% de las gaseosas tienen cero calorías? Que es menos que cualquier jugo, té, vino o cualquier bebida que no sea agua? ¿O que un par de cucharadas (100g) de arroz, papa, yuca, pasta, avena integral tienen cerca de 400 kcal, bastante más, 8 veces más, que las 50 kcal de 100 ml de gaseosa con azúcar?

El cuerpo humano, como cualquier organismo vivo, requiere de grandes cantidades de energía para mantener las funciones vitales, tales como la respiración, la circulación y el equilibrio de sustancias necesarias para el adecuado funcionamiento de cada célula. Las grasas y carbohidratos tienen como función prioritaria el aporte de energía. Los carbohidratos, se degradan a disacáridos (azucares) y finalmente se convierten en glucosa (azúcar), el sustrato energético más importante para nuestro organismo. La glucosa es el combustible por excelencia de las neuronas y los glóbulos rojos y tiene la gran cualidad de ser la única opción de generar energía en ausencia de oxigeno o sistemas oxidativos complejos como las mitocondrias.

Teniendo en cuenta entonces que la epidemia de obesidad y diabetes es un fenómeno multifactorial donde la reducción dramática de los niveles de actividad física laboral, en el hogar y en al transporte explican gran parte del fenómeno, parece sensato dirigir todos los esfuerzos de nuestra sociedad a la promoción de estrategias que aumenten el ejercicio y la actividad física.

Si los impuestos han de ser la salvación de nuestro sistema de salud, sugiero aumentar el impuesto a la gasolina y al petróleo que mueven los motores y contribuyen al sedentarismo, a la electricidad que mueve ascensores y escaleras eléctricas, recientemente también carros y bicicletas. También a los computadores que nos esclavizan frente a las pantallas, pero demás  a todos y cada uno de los alimentos sobre la faz de la tierra pues son una fatal fuente de calorías vitales.

 

JD

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador versión web el 06 de octubre, 2016.
Fotografía de Scuddr usada bajo Licencia Creative Commons.

blog | Obesidad: un negocio redondo

 

La epidemia de sobrepeso y obesidad es sin duda una legítima preocupación para todos los profesionales de la salud y las autoridades de salud pública. Lo que quizás no todos vemos con claridad es la complejidad del “negocio” e implicaciones económicas de este fenómeno.

En primer lugar, está bien documentado que los costos en salud se incrementan exponencialmente con el sobrepeso y la obesidad. Estos pacientes se enferman más, requieren más medicamentos, se complican más durante y después de cirugía y su reintegración a la vida productiva es más difícil. Sin ser experto en temas administrativos o financieros, surgen algunos interrogantes: ¿Quién debe pagar o asumir estos costos? ¿Para dónde van esos dineros? ¿Quién es responsable de prevenir esta cadena de problemas? Las respuestas son igualmente complejas, pero me permito alertar sobre algunas opiniones, no siempre basadas en evidencia científica y frecuentemente buscando un lucro personal, empresarial o hasta político.

¿Quién debe pagar? Si una aerolínea, tren o bus cobran dos puestos a alguien que no cabe en un puesto, parece justo que esa persona pague el doble del respectivo tiquete. Pero ¿si alguien gasta en su propia salud el limitado presupuesto de otros 10 o 20 colombianos, el estado debe cubrirlo, quitándole inevitablemente recursos básicos como seguridad alimentaria, vacunas, saneamiento ambiental, vivienda o educación a la población más vulnerable? La respuesta duele más o menos dependiendo de qué lado este cada uno. Y si los costos de los medicamentos o procedimientos para controlar la obesidad corresponden a los recursos de cientos de colombianos, ¿quién define responsabilidades y equidad en salud?

¿Para dónde va el dinero? No estoy seguro, pero sé que los profesionales de la salud recibimos una parte en honorarios por prestar nuestros servicios, la industria farmacéutica sigue creciendo según demanda masiva de productos relacionados con el tema y el mercado, o como dicen los expertos “su majestad el mercado”, define el futuro, no importa si está bien, si es justo, ni siquiera si existe ciencia o evidencia convincente. Mientras exista demanda vale la pena.

¿Quién es responsable de prevenir? Nuestra falta de claridad en esta respuesta también es una oportunidad de negocio. Si la clave fuera comer menos, todo actor de la sociedad que facilite o promueva el peligroso “hábito de comer y disfrutarlo” debería cuestionar su propia responsabilidad: las madres, las abuelas, los odontólogos, las cafeterías, los restaurantes, los hoteles, los eventos sociales, la agricultura, la ganadería, la lista sería interminable. Si por el contrario, la clave fuera el sedentarismo, los culpables serian la televisión, la tecnología, la industria automotriz, los ascensores o la maquinaria agrícola e industrial. ¿Usted qué opina?

 

JD

 

 

Fotografía adaptada de Kyle May/Flickr, usada bajo licencia Creative Commons.

 

blog | Diabetes y ejercicio: consejos prácticos

 

Los grandes beneficios del ejercicio para la prevención y el manejo del paciente diabético han sido reconocidos por las autoridades clínicas y de salud pública en todo el mundo.

En primer lugar, vale la pena recordar que el sobrepeso, el sedentarismo, el tabaquismo y la hipertensión son los factores de riesgo modificables que aumentan en forma exponencial el riesgo de diabetes tipo 2 y coexisten progresivamente en muchos pacientes en Colombia y Latinoamérica.

La persona que toma la decisión de llevar una vida más activa e incluir más ejercicio no sólo previene biológicamente la diabetes tipo 2 en gran medida, sino que además puede controlar el sobrepeso, la hipertensión y la ansiedad, que a su vez lo llevan a fumar y tomar alcohol. Como si fuera poco, mejoran los triglicéridos y colesterol, su riesgo de eventos cardiovasculares y su calidad de vida.

Algunos consejos mínimos para la práctica del ejercicio en un paciente con diabetes: aunque en general es mejor para la salud moverse que quedarse quieto, es recomendable tener una evaluación médica para precisar las recomendaciones. Muchos diabéticos en nuestro país han padecido la enfermedad en forma asintomática por muchos años y podrían sufrir alteraciones cardiovasculares, renales o retinianas sin saberlo.

Antes de hacer ejercicio verifique el buen uso de la medicación prescrita, procure estar hidratado y, si es posible, realice un control de presión arterial y glucometría.

Debemos buscar el mejor momento del día para cada individuo, mañana o tarde, ojalá 20 a 40 minutos para dedicarlo a algún tipo de actividad física agradable y fácil de realizar.

Aunque caminar es la alternativa más aceptada, vale la pena pensar en otras posibilidades como bailar, jugar, nadar o montar en bicicleta.

El secreto está en crear un hábito y disfrutarlo, aumentando progresivamente la duración y la intensidad del ejercicio. Pueden ser suficientes 10 o 15 minutos para empezar a ver y sentir los cambios. Para optimizar los resultados se aconseja aumentar el tiempo total de ejercicio, más que la intensidad del mismo. Algunas personas prefieren el ejercicio más fuerte y de corta duración, pero esto requiere un proceso de adaptación previo para evitar lesiones y complicaciones.

Cuando se logran dosis adecuadas de ejercicio, se pueden ver reducciones significativas en los niveles de glucemia, presión arterial y triglicéridos que requieren ajustes frecuentes en la medicación, siempre en estrecha comunicación con su médico tratante.

 

JD

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador, el domingo 15 de noviembre, 2015.
Fotografía de Fotografía de Vanessa Collazos, todos los derechos reservados.

blog | Impuestos para la obesidad

 

Qué buena iniciativa que busquemos entre todos más recursos para la salud, en especial para prevenir y atender la principales causas de enfermedad y muerte de los colombianos, tales como la obesidad, la diabetes, el infarto y el cáncer.

Sin embargo, no estoy seguro de qué tan sensato y qué tan útil sea aumentar los impuestos a un sector de la industria que ha sido satanizado por algunos fanáticos del tema con pobre evidencia científica, para solucionar un problema de salud tan complejo y multifactorial como la obesidad.

¿Sabía usted, por ejemplo, que los seres humanos hemos comido cerca de 2.000 calorías por muchas décadas y que tan solo desde la aparición de los automóviles, las motos, los ascensores, la televisión y la revolución industrial se disparó la epidemia de sobrepeso y obesidad? ¿Conoce, como yo, a miles de personas que han dejado el azúcar y otros placeres para el paladar y se siguen engordando? Más aún, ¿conoce pacientes pre diabéticos y diabéticos que no comen azúcar y tienen niveles cada vez peores de azúcar en la sangre?

Algunas de las respuestas a estas observaciones están en la preocupante falta de ejercicio en nuestra vida cotidiana. La verdadera epidemia no es comer mucho. De hecho, no hay estudios que demuestren que comemos mucho más que nuestros antepasados y sin embargo nos engordamos cada día más. Por el contrario, está bien documentado que nos movemos mucho menos que nuestros antepasados.

Pero la magnitud económica del problema de salud asociado a la obesidad es innegable y sin duda debe ser abordado también desde el sector productivo. Más aun, es posible que los aportes de cada individuo al sector salud deban ser ajustados muy pronto, no solo a sus ingresos, sino a los gastos que va a ocasionar cada individuo al sector debido a sus propios hábitos. Este concepto ya ha sido implementado por pólizas y seguros privados, donde un individuo fumador u obeso debe pagar más para amortizar de alguna manera los costos en salud que va a generar a su pagador en los próximos años. Quizás lo más racional y equitativo para el país sea que cada persona, familia, comunidad o empresa reflexione y asuma los gastos ocasionados al sector salud como consecuencia de sus comportamientos poco saludables.

 

 

JD

 

Este blog fue publicado en el diario El Espectador el domingo 13 de septiembre, 2015.

Fotografía de Dani Vázquez/Flickr, usada bajo licencia de Creative Commons.

Lanzamiento Libro “Prescripción del Ejercicio”

 

Esta fecha (sept 25/2015) es muy especial para mí. Junto a grandes amigos y expertos, iniciaremos en Paipa el tour de lanzamiento del libro que Felipe Lobelo MD PhD y yo escribimos exclusivamente dedicado a la prescripción del ejercicio. El libro “Prescripción del Ejercicio” nace de la necesidad de recopilar las herramientas básicas que los médicos necesitamos para motivar, evaluar y recomendar actividad física a nuestros pacientes. Escrito en español con un lenguaje sencillo, fotografías y videos testimoniales, el libro entrega las recomendaciones y tips más actuales para que todo médico—independiente de su especialidad—pueda realizar una adecuada prescripción del ejercicio.

Creo que todos conocen mi profundo compromiso por mejorar la salud y calidad de vida de nuestros pacientes a través de los estilos de vida saludable, especialmente a través del ejercicio, y es por esto que en este libro entrego conocimientos y recomendaciones que he adquirido en mis años de práctica clínica en Colombia. Creo que nuestros pacientes tienen el derecho a conocer los beneficios del ejercicio para su salud y nosotros, los profesionales de la salud, tenemos el deber moral y ético de hacer la mejor recomendación posible.

Como saben, actualmente la mayoría de las personas tienden a tener una vida sedentaria lo que explica, en gran medida, la creciente epidemia en países Latinoamericanos de infartos, diabetes tipo 2, obesidad, cáncer, trastornos de ansiedad y depresión, entre otros. Estas enfermedades representan una carga insostenible para nuestro países porque disminuyen la calidad de vida y los años de vida productivos de la población, ocasionan muertes tempranas, generan altísimos gastos en salud, y frenan el desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud, y otras importantes entidades internacionales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Foro Económico Mundial, han identificado al ejercicio físico regular como una estrategia indispensable en la lucha contra las enfermedades crónicas, especialmente en países en vía de desarrollo. Por su parte, el Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM) promueve la inclusión de la prescripción del ejercicio en la práctica clínica a través de su iniciativa global, Exercise is Medicine® (EIM®).

Este libro va de la mano con los contenidos del Curso de Prescripción del Ejercicio desarrollado por nuestro equipo de EIM® en América Latina y avalado por el ACSM. Más de 4000 profesionales de la salud en la región han sido capacitados a través del curso y muchos más podrán acceder a estos contenidos gracias a la publicación de este libro.

No me queda más que agradecer a todas las grandes personas que han aportado para que este proyecto sea una realidad. Expertos, estudiantes, empresarios y los profesionales que atienden a la comunidad día a día, a todos gracias. Desde el equipo de trabajo, y todos los colaboradores, esperamos que este libro cumpla el propósito de ser una guía práctica para usted.

 

Acompáñenos en los próximos lanzamientos del libro [fechas actualizadas]:

Gran Lanzamiento en Paipa: septiembre 25/2015, Hotel Estelar. Vea la fotografías aquí

Lanzamiento en Cartagena: Diciembre 2/2015 Hotel Las Américas.

Lanzamiento en Bogotá: octubre 23/2015, Hotel NH Collection Royal. Pronto tendremos las fotografías.

Lanzamiento en Medellín: noviembre 20/2015, Hotel Estelar Milla de Oro.

Lanzamiento en Cali: [fecha por definir]

Mayor info: redsocial@johnduperly.com

 

¿Dónde puede comprar el libro?

[Actualización:]

Siga el los links para adquirir el libro on-line:

Librería Nacional: compre el libro aquí

Liberería Lerner: compre el libro aquí

Ediciones de la U: compre el libro aquí

Librería Panamericana: compre el libro aquí

—-

El libro estará disponible en las principales librerías del país a finales de septiembre y principios de octubre. También lo puede ordenar a domicilio desde ya a través de Ediciones de la U (Tel: +57 1 4065861, pregunte por Danny Lara).

Entrevista W Radio | Calorías y Obesidad

 

Le comparto esta entrevista con la W Radio en la que hablamos sobre la relación de las calorías que consumimos con el desarrollo de la obesidad, así como de las medidas que puede tomar la sociedad para abordar esta epidemia.

 

Fuente original: Entrevistas W | El ser humano en Colombia necesita 1550 calorías: John Duperly

 

Fotografía de Steve Baker/Flickr, usada bajo licencia Creative Commons.