tratamiento médico

blog | Diabetes mellitus y ejercicio

 

La diabetes mellitus tipo 2 se ha convertido en uno de las grandes problemas de salud en todo el mundo.

Este mal, capaz de destruir progresivamente todos los rincones del organismo, es conocido popularmente como “elevación del azúcar en la sangre” y se caracteriza por complejas alteraciones metabólicas que conducen a accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera. Como la mayoría de enfermedades, su aparición tiene un componente genético, pero la mayor parte de los casos se asocia a estilos de vida poco saludables, como el sedentarismo, el tabaquismo y la nutrición inadecuada.

Hoy en día, los factores de riesgo están bien documentados y es posible prevenir una gran proporción de casos. Algunos estudios han demostrado reducciones en la aparición de diabetes entre el 60 y el 90%, gracias a hábitos saludables como el ejercicio diario, pasar poco tiempo sentado frente a la pantalla de TV, consumir sólo las calorías necesarias para mantener un peso normal, disfrutar de un alto consumo de frutas y verduras, no fumar y limitar el consumo de alcohol. Es tan poderoso el poder preventivo de estos hábitos que algunos expertos han llegado a plantear la necesidad de incrementar las primas y aportes mensuales a los seguros de salud a quienes no adopten hábitos y estilos de vida saludables, los cuales han demostrado reducir los altísimos costos de esta enfermedad.

Fotografía de GOVBA

Fotografía de GOVBA

Al realizar cualquier tipo de actividad física, el músculo utiliza el azúcar y la grasa como combustibles, lo cual restablece el equilibrio metabólico desde las primeras contracciones musculares. Muchas reacciones bioquímicas en nuestro organismo están reguladas por el equilibrio energético y se relacionan con la salud cardiovascular, la aparición de cáncer y, por supuesto, la elevación de la glicemia o diabetes mellitus.

Fotografía de "Cidades para Pessoas"

Fotografía de “Cidades para Pessoas”

Existen estrategias y políticas internacionales que deben ser adoptadas cuanto antes. Incentivar y facilitar el transporte activo en bicicleta o caminando, motivar el uso de escaleras, modificar los puestos y horarios de trabajo para estar menos tiempo sentados y dedicar unos minutos más del tiempo libre a realizar ejercicio. Estas estrategias requieren de cambios sustanciales en la educación básica y superior, la infraestructura urbana y las políticas empresariales para ser exitosas y sostenibles.

 

JD

 

Este blog fue publicado en el periódico El Espectador en marzo 22 – 2014

Fotografías de “Cidades para Pessoas” y GOVBA, usadas bajo licencia Creative Commons

blog | El Ejercicio a la altura de tratamientos médicos tradicionales

 

Los beneficios del ejercicio en la salud se han conocido desde hace varios años. En 1984 el Dr. William C Roberts escribió:

“un agente hipolipemiante, antihipertensivo, inotrópico positivo, cronotrópico negativo, vasodilatador, diurético, anorexígeno, reductor de peso, catártico, hipoglicemiante, ansiolítico, hipnótico y con propiedades antidepresivas”

El Dr. Roberts no se refería a un nuevo milagro bioquímico que hubiera implicado décadas de investigación y cantidades exuberantes de dinero para finalmente poner en una cápsula la solución a las principales causas de enfermedad y muerte de nuestra era. No, el Dr. Roberts se refería al ejercicio físico, al movimiento producto de la utilización de nuestras extremidades, de nuestro cuerpo. Movimiento. Venimos diseñados para movernos y el quedarnos quietos nos enferma, y en últimas, nos mata.

La evidencia rotunda de las bondades del ejercicio se siguen publicando año a año. Hice este video para contarles sobre una reciente noticia que me lleno de satisfacción:

 

 

Hacer ejercicio, o sencillamente movernos, no debe ser cuestión de la moda de vivir saludable. El ejercicio es un hábito que debemos retomar y mantener como especie, recordando que nuestra salud física y mental se beneficia de ello. Y así como lo sigue demostrando la evidencia, el ejercicio no sólo nos ayuda a prevenir estados deteriorados de salud, sino que además los trata. Movernos previene y trata lo que más nos enferma hoy día. Prácticamente no hay excusa para que no comience a ser más activo hoy.

 

JD

ps: el artículo del BMJ lo encuentras aquí